Dejarás tus rejillas, hornillas y asadores como nuevo usando este eficaz preparado casero.

Todos sabemos que uno de los lugares más especiales de nuestra casa donde más se acumula la suciedad, es nuestra cocina. De seguro pensaron que estábamos hablando del cuarto de baño, pero en verdad la cocina es donde más se acumula lo sucio.

Por tanto, siempre vivimos limpiando cada rincón para tratar de que siempre esté reluciente, lo cual no resulta fácil. Hacemos esto para el momento en el que preparemos nuestros alimentos, para poder evitar que se contaminen.

Pero, no es otra cosa más que los alimentos, los que ensucian nuestra cocina. Cuando se dejan restos de comida en los mesones o en las áreas que utilizamos para prepararlos, ya encontramos el problema.

Del mismo modo, en el fregadero donde dejamos los platos y ollas sucias, es donde suele acumularse la mayor cantidad de bacterias, debido a la inmensa cantidad de restos de comida que quedan allí.

CÓMO MANTENER LIMPIA TU COCINA.

No es sólo el fregadero es un acumulador de bacterias por excelencia, sino que en nuestra estufa también se acumula una gran cantidad de restos de los alimentos que allí preparamos. Aceite, grasa, salsas, leche, restos de arroz, en fin, un montón de alimentos pueden caer en ella y hacer que se ensucie.

Ciertamente cuando esto pasa, no es de extrañar que queden manchas en nuestra estufa. Estas resultan ser muy difíciles de eliminar y terminan sacándonos canas verdes. Aun cuando usamos detergentes para limpiarlas, las bacterias terminan quedándose adheridas a la superficie.

De igual modo, el uso continuo de detergentes y productos químicos, sólo puede llegar a traernos riesgos a nuestro organismo. Utilizar compuestos químicos, cerca del lugar en el que preparamos nuestros alimentos, no resulta bajo ningún concepto, recomendable.

Por tanto, te hemos traído un truco excelente para limpiar y desinfectar tu estufa sin tener que someterla a productos químicos. Te traemos un método casero para que prepares un excelente desinfectante que te encantará totalmente.

Necesitarás:
Papel de cocina.
½ vaso de bicarbonato de sodio.
Agua oxigenada.
Cómo prepararlo:
En un recipiente, colocas el bicarbonato. Poco a poco se vacía el agua oxigenada en el recipiente. Mezclas hasta obtener una mezcla suave.

Cómo aplicarlo:
Debes aplicar esta pasta sobre las manchas que se quedan pegadas en las hornillas de la estufa. Dejas que actúe unos minutos y, con delicadeza, frotas la pasta con la ayuda del papel de cocina.

No dudes en repetir el proceso si observas que hay manchas difíciles de sacar. Esta es la mejor solución con la que no tendrás ningún riesgo al cocinar tus alimentos. Recuerda compartir estas informaciones con los demás para que ellos también puedan conocer de la misma.

Comments

comments

Entradas recientes